viernes, 12 de abril de 2013

Cuba, un país para estudiar las enfermedades del corazón.

Ciudadanos cubanos pasean por las calles de La Habana. | Desmond BoylanCiudadanos cubanos pasean por las calles de La Habana. | Desmond Boylan
Cuba es un país único en muchos sentidos. Sus peculiaridades sociales y sanitarias la han convertido en un escenario clave para llevar a cabo distintas investigaciones, como la que acaba de publicar la revista 'British Medical Journal'.
Este trabajo, liderado por científicos españoles, ha analizado la evolución de los cambios de peso y problemas de corazón de la población de la isla en los últimos 30 años. Y de sus resultados se extraen importantes lecciones de salud pública.
Según señalan los investigadores en la revista médica, esta observación de la población cubana en las últimas décadas ha permitido demostrar que, a la hora de prevenir la enfermedad cardiovascular, las intervenciones poblacionales pueden ser de gran utilidad.
"Hemos visto que para evitar la enfermedad cardiovascular y la diabetes, la prevención tiene que afectar a toda la población y no centrarse únicamente en los individuos de riesgo", señala a ELMUNDO.es Manuel Franco, coordinador del trabajo y también profesor en las Universidades de Alcalá de Henares y Johns Hopkins (EEUU) e investigador en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC).
"Nuestras conclusiones muestran que cuando toda la población pierde peso, disminuyen la diabetes y la mortalidad coronaria. En cambio, cuando toda la población gana de peso de nuevo, vuelven a aumentar las cifras de diabetes y se frena esa reducción de las muertes por problemas del corazón. Y, eso es una importante lección", remarca el especialista, que ha dirigido un grupo compuesto por investigadores españoles, cubanos y estadounidenses.

La investigación

Para llevar a cabo el estudio, el equipo de Franco analizó el impacto -en cuanto al peso y la mortalidad de la población - provocado por la grave crisis económica que sufrió el país entre los años 1991 y 1995 (debida a la caída de la URSS) y comparó estos datos con los de la época inmediatamente posterior, de mayor bonanza.
Durante el conocido como 'periodo especial' y a causa de las graves carencias que sufrió el país, se produjo una disminución en la ingesta calórica y un incremento de la actividad física (Según las cifras que aporta el estudio, la dieta pasó de rondar las 3.000 kilocalorías diarias a situarse en torno a las 2.200. Del mismo modo, el porcentaje de población con niveles de actividad física moderada subió nada menos que del 30% al 80%).
Seguir leyendo.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario